Rubén Ramos Fernández

Este martes el Consejo de Ministros aprobó el proyecto de Ley Orgánica de Protección Integral a la Infancia y a la Adolescencia frente a la violencia. Este ley ha sido bautizada como ‘Ley Rhodes’ por el pianista británico James Rhodes que sufrió abusos sexuales cuando era un niño y que ha luchado por la aprobación de esta medida.  Esta norma, entre otras cláusulas, amplia el plazo de prescripción del delito de abuso sexual a menores, el cual no empezará a contar hasta que la víctima haya cumplido 30 años, en lugar de los 18 años como ocurre actualmente.

La ‘Ley Rhodes’ pretende establecer un marco jurídico especial para proteger a los niños y adolescentes de posibles abusos. Estos son algunos de los puntos clave que en ella se recogen:

  • Deber de denunciar de forma inmediata ante la existencia de indicios de violencia ejercida sobre niños, niñas o adolescentes a todos los ciudadano.
  • Eliminación del perdón del menor como causa de extinción de la responsabilidad criminal.
  • Endurecimiento de las condiciones para el acceso al tercer grado de clasificación penitenciaria, a la libertad condicional y a los permisos penitenciarios.
  • Creación de una nueva figura en los colegios, un ‘coordinador de bienestar y protección’.
  • Nueva unidades específicas en los cuerpos policiales para estos delitos y formación a jueces y fiscales.
  • Persecución de nuevos delitos cometidos a través de internet

Según el Anuario del Ministerio del Interior, las denuncias por abusos sexuales a menores pasaron de 4.056 en 2016 a 4.211 en 2017, de las cuales un 15% de los casos fueron denunciados y de los que entraron en el sistema legal, el 70% no llega a juicio oral.

Resulta por tanto, imprescindible que este texto llegue pronto a ser una realidad y que permita proteger realmente a los niños, niñas y adolescentes frente a la violencia.

 

Accede a los programas específicos de addendo menores