Vicente Martín Melchor

Hoy por décimo día consecutivo, todos los hogares nos volveremos a reunir en el balcón para agradecer al personal sanitario, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y todos aquellos profesionales que pese al estado de alarma trabajan sin descanso para frenar este virus y garantizar el funcionamiento de los servicios esenciales para la sociedad.

Una labor que en estos momentos tan excepcionales se vuelve muy complicada. Desde addendo queremos reconocer este trabajo callado y silencioso del personal de seguridad privada, cuerpos de Policía de las comunidades autónomas y de las corporaciones locales, ejercito y Unidad Militar de Emergencias (UME) transmitiendo un mensaje de solidaridad, unión y ánimo.

Queremos poner en valor el trabajo de vigilancia y control para el cumplimiento de las normas, desinfección, apoyo logístico y médico y protección a personas desfavorecidas entre otras funciones sin las cuales en la actualidad el resto de la población no podríamos seguir adelante.

Este tiempo de confinamiento y de teletrabajo para algunos, nos tiene que servir en primer lugar para ser responsables con lo que cada uno nos toca y cumplir las normas, es decir quedarnos en casa y salir solo para aquello que es urgente. También para seguir las medidas de higiene recomendadas por las autoridades sanitarias y por supuesto para dar las gracias y enorgullecernos de todos aquellos colectivos que permiten que la mayoría podamos seguir seguros en nuestras casas. Personas que se encuentran expuestas al coronavirus Covid-19 y que ya representan el 15% de las bajas por contagios.

Por supuesto, no me quiero dejar de lado médicos, enfermeros, celadores, farmacéuticos… que trabajan día a día en primera línea en unas condiciones adversas y desbordadas. A todos ellos, no nos cansaremos de darles un merecido aplauso, cada día, a las ocho de la tarde. Son un eslabón indispensable para lograr acabar con esta pandemia y volver a la ansiada normalidad. ¿Te unes a este aplauso?